top of page

Prevención de Vulvovaginitis

Las vulvovaginitis es la inflamación de la mucosa vaginal y vulvar, que se manifiesta por síntomas como el picor o escozor, ardor, mal olor, flujo y que puede generar ardor al orinar o incluso dolor con las relaciones sexuales. Es una causa de consulta urgente por las molestias y pérdida de la calidad de vida que generan.

Más de la mitad de los casos son infecciosos. Pueden ser provocadas por hongos (cándida), bacterias (disbiosis como la vaginosis provocada por la gardnerella vaginalis o infecciones exógenas), o cuadros virales (infección herpética).

Hay también muchos cuadros de origen no infecciosos como alergias, dermatosis, cuerpos extraños, etc.


El objetivo de esta entrada es destacar las medidas preventivas, que a veces parecen obviedades, pero no está de más repasarlas.

Muchas tienen efecto preventivo sobre la inflamación. Como le digo a mis pacientes, un tejido inflamado se defiende mal, y en esa zona siempre hay un “germen oportunista”


Si a todas las medidas que describo le sumamos una ingesta adecuada de líquido cada día, vamos a prevenir también las infecciones urinarias (cistitis, pielonefritis)


1.    Buena higiene personal:

Lávate las manos antes y después de ir al baño.

Limpia los genitales desde delante hacia atrás para evitar que los gérmenes del ano se arrastren hacia la vagina.

2.    Cuidado con el jabón:

Usa jabones con pH adecuado y busca uno que se adapte bien a tu piel.

3.    Evita las duchas vaginales:

No son frecuentes en nuestro medio, pero no tienen indicación actualmente y pueden alterar el pH y la flora vaginal.

Si tienes una infección vaginal, las duchas vaginales pueden propagar los gérmenes hacia el útero y las trompas.

4.    Elección de ropa adecuada:

Evita estar con la ropa mojada o húmeda durante mucho tiempo.

No uses ropa ceñida por períodos prolongados.

Opta por ropa interior de algodón, que facilita la transpiración de la zona genital.

Evita que la lycra, nylon o medias estén en contacto directo con tus genitales.

5.    Salvaslip y compresas:

Algunas pacientes pueden tener alergias a los componentes de estos productos. Se generan dermatitis de contacto con relativa frecuencia.

Usarlos lo menos posible y preferentemente de algodón.

Si los empleas cámbialos con frecuencia para permitir que la piel respire.

6.    Evita depilaciones excesivas

Cualquier técnica depilatoria genera subsecuentemente un proceso inflamatorio.

7.    Preservativos:

Si tienes alergia al látex o a los lubricantes, busca preservativos sin látex.

8.    Papel higiénico:

Utiliza papel higiénico suave y sécate bien después de usar el baño.

9.    Medidas como una actividad física regular y descansar correctamente permite un mejor control del estrés:

El estrés puede debilitar las defensas del cuerpo. Muchos cuadros de vulvovaginitis por cándida se asocian al estrés.

10. Dieta equilibrada:

Reduce la cantidad de azúcares en tu dieta, ya que favorecen las infecciones por hongos.

Disminuye la ingesta de alcohol.

11. Revisiones periódicas con tu ginecólogo

Además de las citologías, acude a revisiones regulares para detectar cualquier problema a tiempo.




88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page