top of page

¿Es necesario realizar grandes intervenciones para tratar los miomas uterinos?

Tratamiento mínimamente invasivo en los miomas uterinos

El sangrado menstrual abundante (SMA) se define como una perdida excesiva de sangre menstrual que interfiere con una normal actividad física, emocional o social o bien, empeora la calidad de vida de la mujer. Frecuentemente se asocia a un incremento del dolor menstrual, pero puede no presentar ningún otro síntoma.

El SMA es sumamente prevalente y motiva muchas consultas, sobre todo después de los 35 años. Se manifiesta por un incremento paulatino de las reglas que produce ansiedad y malestar, tanto por el incremento del dolor como por la anemia crónica que genera. Lo sorprendente desde el punto de vista asistencial es que la paciente lo normaliza y no consulta hasta que no alcanza niveles de sangrado muy importantes.

Existen diversas causas de SMA. En esta entrada nos ceñiremos a los miomas y a las alternativas terapéuticas mínimamente invasivas.

Casi siempre se vincula a los miomas con tratamientos quirúrgicos mayores como la histerectomía (extracción del útero). Efectivamente en algunas oportunidades los miomas se tornan tan grandes y generan tanta sintomatología que esta opción terapéutica es la indicada como último recurso.


Los síntomas habituales de los miomas son:

· El sangrado abundante

· El dolor pelviano

· Síntomas asociados a la compresión de estructuras vecinas. Por ejemplo el aumento de la frecuencia del deseo de orinar por compresión de la vejiga.


Es muy importante aclarar que hay miomas que se mantienen estables en el tiempo y no generan ninguna sintomatología. En estos casos no hay que realizar ningún tratamiento más allá del seguimiento clínico y ecográfico periódico.

En mi experiencia la clave está en la consulta temprana para realizar un diagnóstico precoz y poder instaurar tratamientos menos invasivos oportunamente. No hay que normalizar los síntomas descritos.

Hoy día contamos para el tratamiento de los miomas estrategias médicas y ante el fracaso o no aceptación de las mismas, la cirugía. Dentro de lo quirúrgico hay dos recursos mínimamente invasivos. La resección o morcelación de los mismos por vía endoscópica, y la radiofrecuencia. Los distintos recursos terapéuticos dependen del tipo de mioma y de su tamaño. La gran ventaja de estos recursos son que no requieren ingreso y que conservan el útero.

Sigue los enlaces y obtendrás más información sobre los recursos que te podemos ofrecer.

162 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page